Buscar

Más Vivas

Hace algún tiempo narré en este blog los sucesos que me llevaron a interponer una queja contra la empresa de transportes Hermanos Vivas, concesionaria en exclusiva del trayecto entre León y Salamanca. Los avatares que tuvieron lugar en aquella ocasión están explicados con bastante detalle en este artículo.

Todo esto viene a cuento porque hoy mismo ha llegado a mi casa una carta de la Junta de Castilla y León comunicándome la resolución de mi reclamación. Como ya esperaba, en el Servicio Territorial de Fomento (al parecer, quienes juzgan estas cosas) han desestimado todo lo que les remití alegando, básicamente, que en el convenio que tienen con Vivas especifica que los dueños de los autobuses pueden hacer más o menos lo que les dé la gana si hay más demanda que plazas disponibles.

Hasta ahí sería lo normal, pues cabe esperar que quienes han decidido otorgarle un derecho únicamente a una compañía cuyo servicio es bastante peor que el de sus competidoras no van a cambiar su opinión debido a la queja de un usuario en solitario. Lo que me ha encendido la sangre es que, además de mi propia reclamación, la Junta ha contado con la versión de la empresa Vivas, escrita con calma en un despacho días después de la mía, y en la que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Os dejo el escrito a continuación, para que podías verlo vosotros mismos.


Como podéis comprobar, en ella se cuentan varias mentiras. La primera de ellas es que se insinúa que yo era la única persona en aquella situación, lo que no es cierto, pese a que sólo yo decidiera perder el tiempo presentando una queja. También se afirma que se me ofreció la posibilidad de viajar vía Zamora, lo cual es una media verdad, pues sí que se me explicó dicha opción, pero en la carta no se especifica que eso incluía dos horas de retraso con respecto al horario que me convenía. Y para terminar se me acusa de prolongar la redacción de la queja a propósito para que el autobús no pudiera salir a su hora, cuando lo único que hice fue hacer uso de mi derecho como consumidor tan pronto como me lo permitió el conductor.

Visto el nulo sentido de la ecuanimidad que tienen en Vivas, he decidido seguir adelante redactando un nuevo escrito en el que explique claramente lo que ocurrió, ya sin las prisas del momento y debidamente mecanografiado, y enviarlo como parte de la posibilidad de recurso que se me ofrece por parte de la Junta. En cuanto esté confeccionado definitivamente lo colgaré en el blog para que todos podáis leerlo, y más adelante os informaré de la respuesta que obtenga.

Hasta entonces, si os place, evitad en la medida de lo posible la utilización de los autobuses Vivas. Sólo así podremos conseguir que las cosas cambien en algo.

4 comentarios:

Nialir dijo...

Da por hecho que si puediera evitarlo lo haría...pero hasta que alguien no se decida a regalarme un coche lo veo entre mal y peor...

:) ¡¡¡besines!!! :)

YTHuR dijo...

Lo sé, es la putada de la exclusividad, que aunque se quiera no se puede evitar porque no hay alternativas viables.

Haakjvork dijo...

¿Y haciendo transbordo en La Bañeza? Eso dice Movelia.es... bueno luego no saca billetes...

Bueno, a ver si hay suerte y les pillas, a mi nunca me han echo putadas así, como mucho meterme en buses en los que no entro ( Alsina Graells ).

Para la próxima ve grabándolo todo en video, aunque es cierto que no están obligados, pero con pruebas a lo mejor una demanda (puff, como para meterse por ahí) se les ganaba.

PD: Los mejores autobues de España en calidad/precio, los Daibus entre Madrid y Málaga. Un 60% de lo que cuesta un Alsa y el doble de espacio para las patas.

YTHuR dijo...

Ni haciendo transbordo en la Bañeza, no hay otra forma de volver de Salamanca a León de una forma medianamente directa.

Y no voy a meterme en follones de demandas, simplemente llevaré la queja hasta el final.

Por cierto, comparado con Vivas, Alsa es el paraíso.