Buscar

Los Autobuses Vivas

La historia que os voy a contar hoy es verídica. Me ocurrió el viernes pasado, pero entre la jornada de reflexión, las elecciones y el artista asesino de perros no había encontrado un momento para publicarla.

Todo comenzó aproximadamente hace dos o tres semanas. Me encontraba por aquel entonces en Salamanca, lugar donde estudio y vivo nueve meses al año, planificando una visita que pensaban hacerme mis amigos justo el fin de semana de las elecciones. Entonces fue cuando recibí una llamada de mi casa en León, donde nací y estoy empadronado, notificándome que la Junta Electoral me había designado vocal suplente. Aquello, como podéis imaginar, me hizo tanta gracia como una patada en las pelotas, pero como amenazaban con mandarme a la cárcel y yo, que soy un blando, allí no iba a resistir ni medio asalto, me tuve que resignar.

Así pues, cancelé la visita y me dispuse a hacer los preparativos para el viaje. En cualquier caso normal eso habría incluido adquirir con antelación un billete de autobús para el viernes, pero el trayecto entre Salamanca y León está asignado en exclusiva a la empresa Vivas, la cual, nadie entiende la razón, no te lo vende hasta media hora antes de que salga el coche. El motivo que alegan para hacer esto es que así no preparan más vehículos de los que van a necesitar para llevar a todos los clientes que soliciten hacer el trayecto. Como veis, es un razonamiento de pura lógica aristotélica que no tiene el más mínimo sentido.

El caso es que, como te tienen agarrado por los huevos porque no hay otra forma de viajar si no tienes coche, tienes que tragar con carros y carretas, así que el viernes me presente en la estación quince minutos antes de la hora de salida del autobús. Me coloqué a la cola justo detrás de una señora de unos cincuenta años y me dispuse a esperar. Cuando casi era mi turno, el taquillero nos comunicó a todos los que aún no habíamos comprado que no quedaban más billetes.

Era un momento de esos que te definen como persona, que determinan si eres de los que están dispuestos a defender lo suyo o por el contrario eres de los que se callan y se van. Muchos optaron por esto último, pero cuatro o cinco que teníamos un cabreo demasiado grande como para rendirnos tan pronto nos quedamos. Empezamos a repetirle al hombre su increíble razón para no vendernos los billetes con antelación, pero él lo negaba todo. La presión estaba llegando a límites insospechados cuando finalmente nos dijo que aquella no era la taquilla de Vivas, así que él no tenía nada más que decirnos. Estoy seguro de que en ese instante nuestra cara se transformó en la más pura representación de la perplejidad, pues personalmente yo llevo cuatro años comprando allí mismo mi derecho a volver a casa. Siguió argumentando que él trabajaba para otra empresa, pero que tenían un convenio (la típica subcontrata, supongo) para vender los tickets de los dueños de los autobuses, por lo que si queríamos quejarnos que bajáramos a los andenes a hablar con el conductor. Así que hacia allí me dirigí.


Cuando llegué, con todo el rollo que le había soltado al taquillero, el hombre estaba a punto de marcharse. Le comenté que quería ponerle una queja a la empresa por no haberme querido vender un billete, así que necesitaba el libro de reclamaciones. Mis sorpresa fue mayúscula cuando me dijo que no tenía, pero aumentó todavía más cuando me insinuó que para hacer lo que pretendía tenía que viajar a Zamora o a León... ¡utilizando sus servicios! Entonces estallé, le dije que no me jodiera porque si lo hacía me iría directamente a la oficina del consumidor y pondría una queja mucho más seria que aquella. El conductor no aguantó la presión, se metió dentro del autobús farfullando no sé qué de que le había faltado al respeto, y, gruñendo, volvió a salir con el (¡oh, magia!) almanaque. Yo no pude menos que hacerle notar la contradicción entre sus palabras y la realidad (fue algo así como un "¡coño! ¿no decías que no lo tenías?"), pero él se quedó callado como un muerto.

Entonces me dispuse a escribir, pero me di cuenta de que me había entregado el libro, pero no me había dado ningún boli. Como mi cabreo era por entonces tremendo, le pregunté con mi tono más sarcástico si debía plasmar mi queja con sangre. El hombre, impertérrito, me dijo que no era su deber proporcionarme útiles de escritura, y me advirtió de que se iría en dos minutos, llevándose con él el libro. El corazón en este momento me latía a mil por hora, así que le respondí que si se quería ir era libre de hacerlo, pero que nadie se llevaba nada hasta que la reclamación estuviera redactada. Me di la vuelta y me dispuse a preguntar a todo el corrillo de gente que se había ido acercando a mirar si podían ayudarme. Después de preguntar un rato, encontré lo que necesitaba y redacté, más mal que bien (la adrenalina no es buena ayudante para estas cosas), mi queja inicial junto con todo lo que había pasado después. Cuando quise mencionar al conductor le pregunté el nombre, pero no quiso dármelo de ninguna forma, así que copié la matrícula y razoné que no podía identificar mejor al hombre que me había mentido descaradamente.

Finalmente, le devolví el libro, recogí mi copia de la reclamación, y, como la alternativa era la cárcel, tomé el siguiente autobús de Vivas. Por cierto, cuando fui a comprar el billete treinta y cinco minutos antes de que saliera este segundo coche, en la taquilla me obligaron a esperar hasta que fuera justo con media hora de antelación.

A modo de conclusión de mi relato, debo decir que no creo que haya conseguido nada con mi queja, pero quizá en algún momento alguien con peso a la hora de repartir las concesiones lea este texto y sepa qué clase de servicio dan en la empresa Vivas.

PD.- Pensaba haber insertado alguna foto de los autobuses en cuestión, pero la empresa no tiene página web y sólo he encontrado una de uno de sus minibuses.

17 comentarios:

Are dijo...

Redactar la queja es un decir, que más que una reclamación parecía una pataleta de un niño de primaria.

Si sirvió, al menos para desahogarte, aunque para nada más.

He de decir que la empresa Vivas es una mierda.

Anónimo dijo...

Pues si, hay que quejarse para ver si de una vez por todas esta empresa deja de reírse de nosotros, y digo nosotros porque a mi me sucedió algo parecido, pero en este caso desde Zamora ante lo cual también he puesto la oportuna reclamación, por lo que comento algunas cosillas de lo poco que me he informado:
- Si el autobús esta lleno, no tienen obligación de vender más billetes (es una "putada", pero la ley es así).
- No existe una línea Salamanca-León realmente son dos(Salamanca-Zamora y Zamora-León) pero existe algún acuerdo entre las empresas que explotan esas líneas para hacer el servicio directo ya que ambas empresas (Vivas y Zamora-Salamanca) tienen en explotación conjunta la línea de Zamora-León.
- En caso de que existan suficientes quejas la administración puede imponerle a la empresa concesionaria de la línea que tenga preaparados más autobuses para abastecer la demanda.

En mi caso como venía lleno el autobús desde Salamanca no quisieron venderme el billete y ni siquiera llegaron a poner un autobús en Zamora con destino León por lo que realmente entiendo yo, que no llegaron a dar el servicio que tienen "obligación" de hacer que realmente es Zamora-León.

Un saludo, y ya comentaré como va mi reclamación.

YTHuR dijo...

Me alegro de que mi entorno no sea el único que se da cuenta de cómo nos toman el pelo en Vivas. Afortunadamente, a mí no me quedan más de dos o tres viajes con ellos, pero seguiré apoyando cualquier iniciativa de protesta contra esta gente.

Y muchas gracias por la información extra que nos has aportado :)

Anónimo dijo...

Lo más impresionante es que no hayan cambiado lo más mínimo estos impresentables de VIVAS. Yo comencé a estudiar en Salamanca en el año 1999, tras 6 años utilizando sus servicios (asique de estas te puedo contar unas cuantas...) tuve la suerte de poder mudarme a Valladolid y perderlos de vista, pero ¡oh, hado funesto¡ volví a Salamanca el año pasado y pude ver que Karina estaba en lo cierto y todo tiempo pasado siempre nos parece mejor. Evidentemente, los autobuses siguen siendo los mismos, su sistema de venta de billetes no se merece la subida del precio del billete y los pobres conductores siguen siendo unos pringaos.

Mi conclusión después de unos cuantos plantones como el que a ti te dieron, y alguna que otra queja en la OCU, es que tenemos que lidiar con un pez gordo de la Junta, de esos amigotes de Herrera a los que más vale no contradecir. Al cliente lo tratan a patadas, pero otro tanto cabe decir del empleado. Yo he pegado tantas voces como he podido y he comprobado que de nada vale presentar quejas ni reclamaciones. Lo que tenían que hacer es quitarles la concesión de la línea León-Salamanca a VIVAS y punto.

YTHuR dijo...

Ciertamente, el problema es la concesión. Alguno de los dueños debe ser amiguete de alguien importante en la Junta, y como esos no han cambiado en veinte años ni tienen pinta de ir a hacerlo ahora la cosa está complicada.

Anónimo dijo...

No se si servirá de mucho pero yo trabajé unos seis meses en Zamora hace cuatro años y recuerdo venir alguna vez en taxi hasta León porque ya no había sitio en el autobus. Taxi que pagaba y ponía la empresa de autobuses... al menos alguno podrá exigirlo si le vuelve a pasar... De todas formas este tipo de atracos están a la orden del día, con el autobus tuve más suerte que con mi último viaje en tren, la historia daría para un rato y hoy acabo de recibir la contestación a mi reclamación, es para echarse a llorar, pero seguiré dando la paliza...

YTHuR dijo...

Todos los comentarios sirven, y más si dan información interesante. Me apuntaré el tema del taxi por si me vuelva a hacer falta. Además, en cuanto tenga tiempo subiré la apelación que les mande a los de la Junta cuando decidieron desestimar mi queja original.

Pablo dijo...

El problema creo que no esta en la empresa en si, sino en la ley, que obliga a tener un servicio, pero no mas (Algo logico por otro lado).
Si vas al cine, a un concierto, al tren, al avion o donde sea, si se acaban los billetes, pues a correr, pero nada mas, y creo que la culpa no la tiene ni el cine, ni el tren, ni el avion ni nadie mas que la vida.
Saludos
Yo viaje del 90 al 95 y alli las quejas eran porque no habia Leon-Salamanca, y tenia que hacer Salamanca-Zamora-Leon, lo cual era minimo 4 horas, pero claro esta que debemos quejarnos de algo.

Anónimo dijo...

la empresa Vivas es una puta mierda pinchada en un palo, una vergüenza por la mierda de buses que tienen, lo de los 30 minutos antes, que te hagan bajarte en Zamora para coger otro billete...

si hubiera trenes en nuestra comunidad esto no pasaría, pero como sólo puedes ir a león en bus... ajo y agua

hijos de puta

Anónimo dijo...

Hola. La verdad es que su ervicio es muy malo. Aquí dejo este enlace que acabo de ver a su página web:

http://plaza.telefonica.net/tienda/autocaresvivas_es

Anónimo dijo...

Siguen sucediendo en esta empresa este tipo de situaciones, el pasado 31 de Agosto a las 19:00 horas salía el último autobus desde Leon con destino Zamora-Salamanca, mi cuñada tenía que irse para Zamora, ¡pero que raro! se acabaron los billetes. Unos 30 viajeros que se quedan en tierra y ponen mas autobes.
Libro de reclamaciones.......etc. etc. etc.
Hoy me acerco a la Junta 2ª Planta, Fomento de transportes,me dicen que tienen mi reclamacion pero que la empresa no está obligada a poner mas autobuses.....tocate los huevos.

Me parece lamentable que el unico medio de transporte público entre León y Zamora no tenga obligaciones, esto solo sucede en paises tercermundistas y desde luego este gobierno autonomico está consiguiendo que estas provincias lo sean.

Anónimo dijo...

A ver si nos enteramos, el problema es con todos los concesionarios de lineas de autobuses, no solo con Vivas, si no probar a ver si se llena y uno de Alsa y te ponen otro por tu cara bonita, a ver si os creeis que los autobuses caen de los arboles y van a tener todos los dias preparados dos autobuses y en todas las horas por si se llenan, cuando resulta que esos casos pasan una vez al mes. Dar gracias que no quiten el servicio, debido a las perdidas de las lineas, cuando van con 4 personas la diferencia no la pagais, verdad?

Anónimo dijo...

EL CONDUCTOR. quiero contestarle al chico que tuvo problemas para viajar a León.Llegó a las dársenas y me preguntó por la posibilidad de ir a Leon y le he contestado que el autobús estaba completo.Le he dicho que lo sentía y que las dos soluciones que tenia eran,viajar a zamora y posteriormente ir a León en otro autobús o esperar a las 18,30 que sale otro para León desde Salamanca.En ese momento comenzó por parte de este joven un rosario de insultos y de descalificaciones tanto a la empresa como hacia mi persona y en ese momento es cuando se termina mi amabilidad.Me pidió el libro de reclamaciones de la empresa y yo el que le dí fue el del autobús no el de la empresa .Es cierto que me negué a dejarle el boligrafo,es cierto que me negué a darle mi nombre y es cierto que le dije que a las 15,15 el autobús se iba porque es la hora de salida del mismo con o sin libro.Después de recibir los insultos que recibí posiblemente lo que tenia que haber hecho es invitarlo a cenar.En ningún momento le he faltado al repeto a esta persona porque jamás insulto a nadie y la prueba es que pregunten a los que utilizan ese servicio,que me conocen y le diràn como me porto con los viajeros.y quiero que quede claro que estoy tanto para ti como para el resto de los usuarios del servicio a vuestra entera disposición.Yo tembién utilizo otros medios de transporte y lo entiendo,pero nunca será la solución INSULTAR.
..

YTHuR dijo...

Parece que recientemente la empresa Vivas ha descubierto este artículo. Todo un ejemplo de eficiencia: sólo han pasado 10 meses desde que lo publiqué.

En primer lugar, aunque otras compañías de autobuses, como Alsa, no te ponen un vehículo para viajar si te quedas sin billete, tampoco te lo ofrecen, y sí que te permiten obtener tu plaza con tiempo suficiente como para planificar el viaje. Si la empresa Vivas hubiera vendido sus billetes con antelación, nunca hubiera tenido este problema.

En el segundo, y para contestar al conductor, sólo voy a decir que yo nunca le insulté. Levanté la voz y di muestras de mi cabreo, pero nunca le dije nada que pudiera considerarse ofensivo para su persona. Me mintió descaradamente entonces, y lo vuelve a hacer hoy aquí.

Si tanto escuece este artículo es que quizá consiguió algo de lo que me proponía al escribirlo.

Anónimo dijo...

otra solucion que tienes es la de comprarte un coche no! Tal vez no se te ocurrio, que debido a las selecciones, iba a ser un finde bastante malo para viajar pero veo que pierdes demasiado tiempo en poner quejas y no pensar en esas cosas. Si tienes que estar media hora antes pues estas y te toca joderte como todo hijo de vecino porque te recuerdo que a TODOS nos a pasado eso y muchas cosas peores. Ah! tranquilo que no vas a conseguir nada

Anónimo dijo...

Dos cosas, el conductor si no eres cliente (Es decir no tienes billete) no tiene por que darte su libro de reclamaciones, ya que tal es para uso exlusivo de clientes. Las quejas sobre la forma de obtencion de billetes, horarios y demas son en las taquillas. Asi que objetivamente hablando ese señor conductor que es lo que es hizo mas de lo que debia.. y YO me pongo de tu parte, pero el que conduce solo vive de ello y buen jaleo le buscan por algo que no es su responsabilidad. En todo el pais se hace lo mismo con las lineas de pueblos, y no por ello quitan las concesiones que son exclusivas. Otro cantar es que afecten las reclamaciones a la hora de concederlas... Pero ahi entran otros factores, suerte no obstante con tu reclamacion

Anónimo dijo...

Sólo he tenido la desgracia de viajar una vez con esta lamentable compañía y todo acabó también libro de reclamaciones en mano.
Creo que la solución no está en discutir entre cliente y conductor, ya que ambos son sólo títeres.

Me parecen indignantes dos cosas: una,que habiendo un servicio desde Salamanca, no haya ninguna delegación de la empresa donde se puedan comprar billetes de una forma digna y hacer las preguntas que el viajero crea convenientes, sin tener que aguantar las evasivas de gente que trabaja ahí, pero al parecer no tienen ningun cargo de responsabilidad o de toma de decisiones.

Dos, que siendo una empresa de transportes, (si es que no es una tapadera de otro negocio que esperemos que lleven bastante más fructíferamente) no se den cuenta de que, independientemente del número de autobuses que ofrezcan, haciendo una VENTA ANTICIPADA se ahorran todas estas situaciones. Es un concepto muy sencillo que se inventó hace ya décadas.

Por cierto, el anónimo que sin inmutarse un segundo escribe "te toca joderte como todo hijo de vecino porque ste recuerdo que a TODOS nos a pasado eso", sólo apuntar que con gente así seguiríamos en la edad de piedra, que anote y practique más la técnica de la crítica constructiva, que será la única manera de que Castilla y Leon no siga devorándose a sí misma mucho más tiempo.